viernes, 18 de enero de 2013

Paseos curiosos por Barcelona (21ª parte)

En esta, en principio, última entrada relacionada con los "panots" de Barcelona, haré referencia a una serie de curiosidades o particularidades que todavía no he mencionado en los anteriores posts.
Comenzaré por las losetas con letras.
El 9 de Agosto de 1916 el Consistorio aprueba que a los particulares y constructores que soliciten construir o reconstruir aceras, se les imponga como obligación la de que en las aceras correspondientes a las casas que hacen esquina o chaflán, se ponga el nombre de la calle respectiva, mediante losetas que lleven grabada una letra cada una, según el siguiente croquis:


Actualmente la mayoría de estas losetas han desaparecido pues cada vez que se interviene ya no se reponen. Sin embargo, si somos observadores, podremos ver aún parte de las letras de algunas de las calles de Barcelona que milagrosamente se han salvado.
Via layetana (C/Argenteria):



Plaça Ramon Berenguer:


C/Roger de LLuria (C/Consell de Cent):


C/ Muntaner con C/Consell de Cent (Las 4 esquinas):






C/Paris (C/Aribau):


C/Marià Cubí (C/Santaló):


C/De Mariano Cubi (C/Muntaner)


C/Santa Fe de Nou Méxic:


C/Manuel de Falla (C/Capitán Arenas)


C/Mandri (C/Bertrand i Serra):



Passeig Font d'en Fargas:







Ya que hablamos de letras, también podemos encontrar algunas losetas con inscripciones, pero que no están relacionadas con el nombre de las calles, si no con el de empresas u otras que me resultan un tanto crípticas.

Baldosa suelta en la que en el reverso puede leerse la marca del fabricante.





Todas estas baldosas con la inscripción JMR y PA, aunque no estoy del todo seguro, quizás también estuvieran colocadas al revés, pero no he conseguido identificar al fabricante.
Más reconocibles son las baldosas de Butsems y Cia en el Paseo Fuente Fargas:


Escofet y Cia en la C/Calabria (Gracias a Miquel de Tot Barcelona por las indicaciones de su localización)


C/Rosselló con C/Enric Granados:


O de Catalana de Gas y Electricidad


En la que puede intuirse el año en el que se creó la empresa: 1843 con el nombre de "Sociedad Catalana para el alumbrado por Gas". Ver Cronología.
O las baldosas del Paseo de Gracia en las que se recuerda, por parte de Bancotrans, que los populares bancos de Pere Falqués i Urpí de 1906 fueron restaurados en 1990.


También informan las losetas que se sitúan junto a algunos árboles de Barcelona. Gracias a éstas sabemos la especie de muchos ejemplares, su nombre en catalán y castellano, y su procedencia.


Sin embargo, también he encontrado algunas curiosidades, como este caso, poco habitual, en el que el nombre se forma utilizando dos baldosas cuadradas.


O algunas que, en lugar de orientarse hacia los peatones, se colocan hacia la planta leñosa, como si fuera ésta la que quisiera leer su nombre.


También en ocasiones la baldosa ha perdurado más allá del árbol que nombraba.



Y raras son estas baldosas, ya que poco corrientes son las encinas en el Paseo de Gracia.


Mis paseos en busca de panots me ha llevado a descubrir una serie de baldosas que podrían clasificarse según diferentes aspectos que le dan cierta personalidad. Tal es así que podrían ser las baldosas protagonistas de un cuento: "BlancaCelona y los siete Panotitos".
"BlancaCelona":


Aunque el color de los panots suele ser el gris, la gama de colores, desde las casi negras, hasta éstas, casi blancas, es extraordinario, dando a nuestras aceras un "colorido" que ríete tu de las vidrieras de la Sainte Chapelle.
"Gruñón", aunque cascarrabias, en realidad estaba enamorado de BlancaCelona, y tenía su corazón roto por ella.


No es raro ver algunos panots partidos. Solo en el Paseo de Gracia parece que el Ayuntamiento se gasta 60.000 € en reponer las baldosas rotas o desaparecidas.
"Mudito" no dice nada. Tampoco puede decir nada el panot desaparecido o el No panot.


Que también podría llamarse "el panot cenicero". Uno de los más peligrosos para la integridad de los tobillos.
"Felíz". Un panot que vive contento, en libertad. Hasta se permite el lujo de irse al campo y rodearse de vegetación.


Las baldosas sueltas es muy corriente encontrarlas limitando los espacios destinados para acoger los árboles. Al estar sueltas van a parar a lugares insospechados, como es el caso de:
"Tímido"


"Sabio". Se pasó de listo el que nos quiso engañar con este trampantojo:


"Dormilón" carente de personalidad:


Y "mocoso", que a cada estornudo es capaz de crear un desastre. Como desastre de panot es éste:


Extraña forma de desgastarse. Y es que, aunque dentro de cada diseño las baldosas deberían ser iguales, si nos fijamos, veremos que existe una gran variabilidad, que hace que nuestras calles no sean tan monótonas como se pretende.




La variabilidad de diseños me ha llevado a buscar zonas en las que confluyeran, en poco espacio, diferentes panots. Por ahora solo he conseguido encontrar cuatro tipos reunidos, pero nunca los cuatro unidos por el mismo vértice. Mando aquí el reto de encontrar cuatro panots diferentes unidos por un solo vértice.





Y fruto de esta variabilidad es el efecto "patito feo", por aquello de continuar con los cuentos. Es el panot que ha quedado rodeado por otros diferentes. Panots solitarios en su especie.








La baldosa solitaria más habitual es también aquella que actualmente más se repone, por ello suele ser más nueva que las que la rodean, pero encontrar el caso contrario es un pequeño milagro en el que una baldosa antigua haya sobrevivido entre otras más modernas. No son éstas las únicas combinaciones que pueden existir, propongo que busquéis otras opciones.
Aunque estas tres entradas se han centrado en los panots, el pavimento de las calles de Barcelona no está únicamente formado por estas baldosas. Entre los más conocidos está el vibrazo con el que se pavimentó el paseo central de Las Ramblas en 1968.


También la empresa Escofet fabricó este diseño ondulante que nos recuerda que esta popular avenida tuvo un origen fluvial. Sin embargo, no es un diseño que haya tenido éxito más allá de esta zona. También de esta época fue el terrazo instalado en la calle Pelayo del que ahora ya solo queda una muestra en la vecina calle Balmes en su tramo final.


El dibujo completo, ya que aquí falta el extremo que da a la calzada, sería el siguiente:


El pavimento vibrazo con relieve, está compuesto de agregados de mármol, granito o basalto aglomerados con cemento blanco coloreado.
Como comentaba Barcelonauta de Caligrafias Urbanas, la loseta que cubre parte de la plaza María Cristina frente al Corte Inglés es una auténtica trampa para los tacones. El diseño de "doble L" deja en el centro unos agujeros muy traicioneros.


La pavimentación en piedra natural, excepto en el casco antiguo, no fue una práctica habitual; aunque, curiosamente, queda intacto el pavimento de la acera situada frente al Col·legi d’Advocats, en la confluencia de las calles de Mallorca y Roger de Llúria. Toda una rareza en el Eixample.



Aunque frente al Palau Baró de Quadras, sede de la Casa Asía, nada menos que en la Diagonal, el suelo presenta este aspecto antiguo:


Aunque no se trate de las aceras, es interesante recordar que las calzadas antiguamente también estuvieron recubiertas de adoquines. Actualmente son muy poco corrientes y éstos son algunos ejemplos. En el paseo del Borne y en las calles que rodean el Mercado pueden encontrarse todavía las "llambordes"



Precisamente es en esas calles que con las obras del Mercat del Born se están substituyendo los antiguos adoquines por otros nuevos. Aquí podemos ver las dos fases del proceso:




También en algunos pasajes todavía pueden encontrarse adoquines, como el Pasage Permanyer:







































Por el momento hasta aquí lo que ha dado de sí el tema, aunque no descarto la posibilidad de hacer alguna entrada más relacionada con los panots y con el pavimento de Barcelona.

Ver además: 
Barcelofília: Voreres al Carrer Pelai (1969-1992)
Panots amb lletres. Senyalització horitzontal de carrers
El far de Maians: Panots de Barcelona
Barcelona antiga - Llocs, costums i tradicions: Llambordes
Milerenda: Paseos curiosos por Barcelona (20ª parte)
Paseos curiosos por Barcelona (19ª parte)

26 comentarios:

  1. Guasssss....agotador mon cherí, es completísimo esta tesina documental de baldosa y adoquines.
    Quien va a poder competir con esto?.....imposible solo nos queda buscar los panots confluyentes de 4 vertices....Agggggg ardua tarea mon cher.....
    Intentaremos doblar la cerviz y buscar y buscar como jorobados por las calles de Barcelona.
    Un aplauso, por favor,,,,,genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inclinar la cerviz pero no en señal de sumisión. También me he dado cuenta que andar demasiado tiempo mirando las baldosas acaba mareando. Va siendo hora de volver a mirar hacia arriba, no se nos vaya a escapar ninguna obra pintada o pegada en las paredes.
      Gracias y un abrasso

      Eliminar
  2. Muy bueno, y muy entretenido la forma de explicarlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Xiscu. El tema podía ser árido si no se trataba con un poco de humor y fantasía.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Salut ¡¡¡ Un abrazo. Buen trabajo. Pedagógico y bien documentado ¡¡¡ Por cierto, tengo algunas fotos más de letreros en el suelo, pero con los que has puesto es más que suficiente . Salut otra vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente Miquel, quedan más letras por Barcelona de las que nos pensamos, pero quise dejarlo en este punto pues si no se haría la entrada demasiado larga. Ahora es cuestión de que cada vez que lleguemos a una esquina nos fijemos si hay o no hay las letras que nos indiquen la calle.
      Gracias por tus indicaciones con el panot de Escofet. Un abrazo

      Eliminar
  4. Que grande! Una gran obra que has realizado investigando y buscando todas las baldosas de la ciudad.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jordi. La verdad es que ha sido una labor ardua. Buscando localizaciones y luego andando y andando, sin dejar de mirar al suelo para no perderse detalle y encontrando pequeñas joyas en las aceras (sin contar que un día me encontré un euro).
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Hola Pareja!
    Aunque desaparecen poco a poco... observando todavia podemos encontrar muchos de esos detalles.
    Y muchas veces en lugares por los que hemos pasado muchas veces sin prestar la debida atención.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, muchos de esos detalles son de sitios por los que llevo pasando muchos años y yo mismo me he sorprendido de que estuvieran allí pero que no les hubiera prestado atención.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Uau! Gran trabajo y muy bien documentado fotográficamente!
    Al lado de mi casa queda todavía la inscripción en la acera de la calle Wad-ras, aunque hace mucho tiempo que ya no se llama así.
    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé Aitor, he visto algunas fotografías, y sé de otras que todavía quedan, pero como tenía ya tantas lo he dejado correr, pero puede que en un futuro haga una entrada solo de estas baldosas con letras y entonces ponga el resto.
      Muchas gracias y un abrazo

      Eliminar
  7. Este reportaje de investigación demuestra que los panots tienen vida, historia y prehistoria ,son entes que se relacionan con el medio, se reproducen y mueren. Encantador!!!! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien descrito Johnny, pero es algo que nos pasa muchas veces desapercibido.
      Muchas gracias y un abrazo

      Eliminar
  8. Nunca me habia fijado en eso de los nombres, mira que voy a Barcelona todos los años al menos una vez (excepto en el 2012 que he ido dos veces...). Debe ser que seguí a rajatabla eso que decían mi madre y mi abuela de "las señoritas con la cabeza bien alta!". Así me va, que un día de estos me dejo los piños en el asfalto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si no te lo dicen hay muchas cosas que uno nunca se fija, y puestos así todos juntos parece que hubiera muchas calles con el nombre, pero la verdad es que son escasas. Pero seguro que la próxima vez alguna acabas por ver.
      Besos

      Eliminar
  9. Qué bo!!! increíble la investigación que habéis hecho. Alguna monedilla habréis encontrado tanto mirar al suelo. Desde luego, es indudable que "els panots" es un signo de identidad de Barcelona y el estudio que habéis hecho una pasada. Petó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Neus, ya se lo comenté a Jordi, que un día me encontré un euro. También en otra ocasión encontré una placa de cava y se la llevé a mi padre que hace colección y resultó ser una placa interesante.
      Ya viste que la búsqueda no acaba nunca y en el momento más inesperado te encuentras con un pequeño tesoro. Y en esta ocasión me refiero a un panot singular.
      Gracias Neus y Besos

      Eliminar
  10. Uau!! Me ha encantado este post!!! Muchas gracias por compartir todo tu trabajo con nosotros!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Marta y como ya he comentado en otras ocasiones para mi esto no es ningún trabajo y me encanta compartir conocimientos y vivencias.
      Besos

      Eliminar
  11. Devuelveme el Euro que era mío, lo perdí alli mismo, así que ya te estas tardando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, dudo que fuera tuyo, pero podría haber sido de los que unos metros más allá estaban tomando algo en una terraza y por un momento pensé que me lo iban a reclamar, así que lo recogí con todo el disimulo que pude. Lo típico en estos casos es hacer ver que te cuerdas el zapato.
      Un abrasso

      Eliminar
  12. Impresionante!! cada dia adoro mas mi ciudad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. A mí me ocurre lo mismo.
      Un saludo

      Eliminar