jueves, 3 de enero de 2013

Paseos curiosos por Barcelona (20ª Parte)

Siguiendo con nuestro paseo por los "panots" de Barcelona, comentaré a continuación el diseño bautizado como tableta de chocolate, por la similitud que tiene con ese producto, aunque también es conocido como loseta de cuatro pastillas.

Son varias las empresas que fabrican panots actualmente.
Una de ellas, 
MAUSA, es de la que he tomado las fotos de las muestras.

El diseño de las cuatro pastillas es, junto con el diseño de la flor, de los más habituales en las calles de Barcelona. De hecho es ya el más abundante, y su éxito es debido a su sencillez. Por un lado es fácil de colocar y cortar en caso de que deba ser partido por la mitad y completar una acera. Además evacua mejor el agua de lluvia que otros diseños. Aunque sea una baldosa más impersonal que la de la flor, no deja de ser una cuestión de pragmatismo. Por ello, cuando se hace una reposición puntual, se intenta respetar el "panot" preexistente (si no está descatalogado), pero cuando se cambia toda una calle (por ejemplo, la calle Balmes), el "panot" pastilla de chocolate es el escogido.


Este panot tiene un diseño muy parecido al de nueve pastillas, aunque, en este caso, las pastillas son, lógicamente, más pequeñas:



Aquí los vemos los dos juntos, para poder comparar el tamaño de ambas pastillas:


El aspecto que ofrece la calle pavimentada con esta baldosa es, a mi parecer, más elegante, pues recuerda al mosaico. Sin embargo, no es de los más utilizados.
El siguiente modelo, también muy corriente, es el de cuatro pastillas y cuatro anillas u ojos:


Aquí lo vemos separado del de cuatro pastillas mediante otras losetas, lo cual no es lo habitual, ya que los diferentes tipos no tienen problema de continuidad.


Sin embargo, las losetas hexagonales del Paseo de Gracia y las cuadradas de las calles colindantes sí que están separadas, normalmente, por otras losas:


Los siguientes diseños, claramente, no son tan habituales, puesto que en caso de realizar alguna actuación, ya no son repuestos y se reemplazan por alguno de los anteriores. Se trata por tanto de panots en vías de extinción, aunque siempre quedarán algunos bajo la protección de la proximidad de las fachadas o tras algún elemento del mobiliario urbano donde nunca se hacen reparaciones, a no ser que cambien toda la acera.
El primero de los inusuales es el llamado de círculos concéntricos o diana, ya que está formado por tres surcos con forma de circunferencias con centro común.


Curiosamente, en un pequeño tramo de la calle Diputació estas losetas están colocadas en diagonal, cuando lo habitual es que queden paralelas a los edificios. Es un tramo en mitad de una calle y no en la unión con el chaflán.


Otro diseño poco habitual es el conocido como llavero, a medio camino en su dibujo entre el de flor y el de cuatro anillas:


 Aunque el más raro de todos es el diseño de rosas:


Este formato, claramente modernista, no aparecía ni siquiera entre los cinco modelos originales. El diseño de rosas juega con la yuxtaposición de elementos para formar una figura nueva en la unión de los cuatro "panots" en sus vértices.


Es una baldosa muy difícil de ver. Las pocas que quedan están muy desgastadas y se han salvado de milagro. Yo encontré algunas en la calle Londres cerca de Muntaner, y en el blog Barcelofilia se comenta que también pueden verse en Diputación 51-53 (lado montaña). Efectivamente, ahí están, apenas quince baldosas y la mayoría incompletas.



Por su parte Miquel, de Tot Barcelona, nos muestra una rareza aún mayor. Un diseño similar a éste pero con los bordes redondeados al que denomina de hojas lanceoladas.
Por último he dejado el modelo de rastrillo para el final, ya que existe cierta confusión, pues se parece mucho con el diseño utilizado para encaminamientos para invidentes. El de tipo rastrillo tiene cuatro surcos de pequeño grosor y cinco salientes (podría recordar las cuatro barras).


mientras que el panot utilizado como guía tiene cuatro salientes y tres surcos del mismo tamaño. Sin embargo, los extremos también tienen forma de surco de la mitad de ancho para que al unir dos losetas se obtenga un surco del tamaño correcto. Esta fotografía, en el que se ven juntos, os lo aclarará todo:


Las de la derecha son las de encaminamiento hacia el paso de peatones o parada de bus (yo lo hubiera bautizado como huella lunar) y los de la izquierda son los "panots" tipo rastrillo. En cualquier caso no creo que sea la mejor idea mezclar ambos diseños pues, aunque posiblemente un invidente sea capaz de distinguirlos con su bastón, nuestro ojo se ve impelido hacia el caos visual.


La confusión entre panots lleva a colocar unos en lugar de otros. En unos casos se utiliza la loseta de encaminamiento para pavimentar zonas que no son guías.



Quizás esas losetas no lleguen a confundir a ningún ciego, pero ¿qué ocurriría si un invidente siguiera éstas?


Y al contrario, baldosas del tipo rastrillo son usadas en encaminamientos (por el color también se distinguen):


En lugar de "panots" en otros casos se ha optado por pegar sobre el pavimento unos encaminamientos de caucho que, en algunos casos, pueden despegarse y causar tropiezos. Según este artículo parece que van a ser substituidos por losetas.




Los encaminamientos suelen arrancar de la base de los edificios y llegan hasta el bordillo pero, en algunos casos, parece que esta premisa no se ha tenido en cuenta:


En otros casos la superposición de caminos puede crear confusos diseños:


Existe un tercer "panot" en forma de rastrillo, pero cuyas líneas son más finas y están orientadas en diagonal. Pueden estar colocados todos en la misma dirección, aunque lo más habitual es intercalar las direcciones obteniéndose un efecto de tablero de ajedrez. Este diseño lo he visto sobre todo en Sarrià-Sant Gervasi.


Aquí las vemos junto al panot de rastrillo:


Pero volviendo a los panots especialmente diseñados para mejorar la viabilidad, encontramos en las esquinas, sobre bordillos rebajados, unos panots con salientes puntuales, para que las sillas de ruedas tengan un mejor agarre.


Siempre y cuando no se halle algún vehículo o container que impida el paso. En otros casos, sin embargo, ya no están en uso, pues se ha rebajado el bordillo junto al paso de peatones. Así que las siguientes imágenes de lo único que podrían escandalizarnos es de haber hecho una obra que ahora ya no sirve.



Este tipo de panots son de color rosa y tienen las mismas dimensiones que los anteriores, sin embargo también se fabrican en color gris y supongo que su función es facilitar el paso de vehículos rodados. Aunque también los he visto pavimentando las aceras sin más.



O como una especie de banda de rodamiento en los cruces de la ronda General Mitre cuya función puede que sea la de delimitar la acera de la calzada ya que no hay bordillo.


En un formato de mayor tamaño podemos verlo en algunas medianas del Passeig de Gràcia. Observad que en éste las puntas son hexagonales y cuadradas.


En esas mismas medianas encontramos también el famoso diseño Gaudí, pero en su formato grande:


Gaudí diseñó para Escofet esta baldosa para pavimentar el interior de la casa Batlló en 1904. Los motivos utilizados eran claramente de inspiración marina: caracolas, estrellas de mar, medusas (otros dicen que pulpos). Además la elección del hexágono en lugar del cuadrado también está inspirado en la naturaleza: las celdillas de las abejas, los ojos de los insectos, los caparazones de las tortugas, la piel del cocodrilo. Pero la pericia de Gaudí se manifiesta en este caso al dibujar únicamente un tercio del motivo en cada baldosa de forma que el dibujo solo se ve completo al juntar tres baldosas en cada vértice.


Sin embargo, un retraso en la producción impidió utilizarlos en la casa Batlló, aunque hay quien afirma que las causas no están del todo claras, por lo que Gaudí decidió colocarlos en las habitaciones de servicio de la casa Milà (La Pedrera). En los años setenta, aprovechando una profunda remodelación del Paseo de Gracia con obras de tanta importancia como la construcción de los aparcamientos situados bajo la calzada central, pasaron a cubrir el paseo, como homenaje al genial arquitecto. Aunque en un principio se optó por el modelo de mayor tamaño, en 1997 y 2001, aprovechando nuevas actuaciones en el paseo, se fueron substituyendo por un diseño de menor tamaño, de 25 cm de ancho (14,4 cm de lado), ya que el grande tendía a romperse con más facilidad.


En ambas operaciones de sustitución, las losetas grandes eran arrancadas y dejadas en los contenedores de escombros de donde los transeúntes se las llevaban como recuerdo. Lo que quizás no supieran los nuevos propietarios de las losetas es que ése no era el tamaño original que diseñó Gaudí. Sin embargo, el modelo nuevo sí que es el original, con una salvedad, ha sido adaptado al exterior, y para que tenga las características antideslizantes que se le demandan, el relieve se ha hecho hacia el interior (fijaos que el modelo grande tiene el relieve hacia fuera). Además son más gruesos para aumentar su resistencia, soportando incluso el tráfico rodado. Aquí podéis verlos juntos para comparar sus tamaños y diferentes tonalidades:



Fue la empresa Escofet la que se ocupó de producir estas losetas, no en vano ellos conservan el molde en metal realizado a partir del original en cera que Gaudí "moldeó con sus propias manos". Pero, los nuevos panots también han sido víctima del pillaje y durante un tiempo fueron arrancados del suelo, para llevárselos de recuerdo. Ello provocó grandes agujeros en el pavimento. Actualmente esta práctica parece haber remitido, pero aún encontramos zonas por pavimentar con el consiguiente riesgo de que esa práctica vuelva a generalizarse. También es imprescindible que ninguna loseta quede suelta.


El panot Gaudí es otro icono de la ciudad, pero cuando estuvimos en Reus pudimos ver que algunas calles también habían sido pavimentadas con panots Gaudí, aunque en un tono rosado, en lugar del verde grisáceo del Paseo de Gracia y creo que también de mayor tamaño.


Lo cual no sorprende, teniendo en cuenta que Reus es una de las dos supuestas localidades en las que nació Gaudí. (La otra es Riudoms). También hay otras en Xàtiva, aunque cuadradas y representando cada una un elemento marino diferente.
Otra curiosidad es que este diseño ganó el premio Delta de Oro en 1965, como pudimos ver durante la visita a la exposición "Premios Delta: 50 años con el diseño" que tuvo lugar en el Palau Robert.


Esta baldosa, como el caso del "panot" en flor, no ha escapado al diseño de productos comerciales. Siempre es mejor que compren una reproducción de la baldosa que no que las arranquen del suelo. También se pueden adquirir joyas, chocolatinas y bolsos con el diseño gaudiniano.


Acabaremos el post, que no la serie de entradas sobre "panots", con un diseño que no ha tenido mucho éxito. Se trata de las losetas con cuatro letras B mayúsculas (por la letra inicial de Barcelona, claro) que se colocaron en una sola acera de una sola manzana de la calle Ganduxer, concretamente entre las calles Maó y Emancipació, muy cerca del Paseo de la Bonanova


Las cuatro B mayúsculas están giradas unas respecto a otras y, a diferencia de lo que viene siendo habitual, el relieve está hacia fuera. Se trata de una prueba piloto que abarca una superficie de solo 200 metros cuadrados. El lugar escogido, frente al espacio cultural Pere Pruna donde se realizan diferentes actividades de tipo lúdico y formativas, les pareció adecuado. La idea era testar la aceptación de los vecinos para luego incorporarlo a otras zonas de la ciudad, pero por lo que parece no han tenido mucho éxito. Quizás sea que el diseño es demasiado evidente y deja poco margen a la imaginación.

Continuará...

Ver además:
Barcelofília: Panot de les roses

Tot Barcelona: y II una pieza descatalogada y el diseño gaudiniano
El País: El auténtico "panot" Gaudí
El Periódico: BCN ensaya un nuevo diseño de "panot" para sus aceras
Barcelona en horas de oficina: De paseo por Girona, una mañana de marzo (panot Gaudí en el puente de Sant Agustí de Girona)
En Milerenda: 
Paseos curiosos por Barcelona (19ª parte)
Barcelona alta costura

10 comentarios:

  1. ¡Qué curioso! Yo añadiría la loseta que cubre la plaza Maria Cristina, frente al Corte Inglés. Es una L torcida que han colocado de dos maneras diferentes. Una de ellas deja unos huecos enormes donde caminar con tacones es toda una experiencia...
    Felicidades por el post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el apunte, iré a verla y como todavía tengo pendiente una entrada más, podré incluirla.
      Muchas gracias y un saludo

      Eliminar
  2. Me encanta que siempre nos haces descubrir nuevas cosas de Barcelona. Hoy he estado allí y no he visto nada de nada! Qué rabia! Soy una cegata para estas cosas! A ver si el próximo día me fijo más.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tanto que ver cuando paseas por una ciudad que normalmente solo te fijas en determinados detalles. Además tu ojo se acostumbra a aquello que buscas y lo demás no lo ves. Durante mis últimos paseos solo he visto baldosas y poco más, aunque a veces te encuentras cosas por el suelo, esa es la ventaja.
      Besos

      Eliminar
  3. Ese tipo de pavimento se llama "escoña tacones" de toa la vida. Amoss. Imposible no poner el tacón en un filito y que haga "tracatrus" y te raspes todo el tacón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A qué pavimento te refieres? Yo la verdad es que al no tener el problema de los tacones no he sabido ver el problema, pero imagino que cuando andas con tacones tienes que fijarte mucho donde pisas. Por ejemplo en las rejillas de los respiradores del metro...
      Besos

      Eliminar
    2. Cualqueir tipo de pavimento que no sea totalmente liso es mortal para los tacones. El de tableta por ejemplo, es el peor, porque tu vas andando a un ritmo normal, no te vas fiijando en si el tacon coincide con el centro del cuadradito o si cae en una esquina, y a veces acaba deslizandose y el borde del cuadrado anterior te destruye totalmente la arte de atras del tacon. Enrique, no te imagino con tacones!! XDD

      Eliminar
    3. Uf me ha venido a la mente la imagen mía con tacones y me he partido el pecho. Jajjaa
      Besos

      Eliminar
  4. Me encantan los panots de barcelona!!! Una entrada muy bien documentada gráficamente y muy bien explicada, como todas las que hacéis! Fíjate también en el pavimento de la avenida Pau Casals, de estilo setentero, creo que como el que decoraba la calle Pelayo. En el blog barcelofilia sale: http://barcelofilia.blogspot.com.es/2012/07/voreres-del-carrer-pelai-1968-1992.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Para el último post tenía preparados algunos de estos pavimentos, pero me va muy bien que me deis más ideas.
      Un abrazo

      Eliminar