sábado, 13 de abril de 2013

Montblanc (4ª parte): Santa Mª La Major y Hospital de Santa Magdalena

Desde la Plaça Major subimos por Hortolans y nos encontramos a mano derecha con el Casal dels Josa, sede del Museu Comarcal de la Conca de Barberà.


Es uno de los edificios más destacados de Montblanc. Construido en el s XIV, se han encontrado sin embargo restos que podían pertenecer al siglo XIII. Se han conservado algunos elementos originales como son dos arcadas y un portal con un arco de dovelas ligeramente apuntado. En el siglo XVIII pasa a manos de los Josa y sufre muchas modificaciones.
Durante la visita guiada visitamos su interior en el que se aloja el museo comarcal. En éste visitamos la planta dedicada a las diferentes actividades artesanales tradicionales.


Al salir del museo continuamos subiendo la calle para llegar hasta la iglesia de Santa Maria La Major.


De esta iglesia sorprenden algunos aspectos. Por ejemplo, la fachada parece una mezcla de elementos. El caso es que la antigua fachada gótica fue destruida el 16 de julio de 1651 (Guerra dels Segadors) y que la actual fachada es barroca (s.XVII).






Como exponente de la antigua fachada gótica se conservan dos ángeles bajo un baldaquino individual al lado de unos animales alados. En medio puede verse el escudo de la vila. Otro elemento que sorprende ya que es un símbolo civil en un edificio religioso.


También sorprende que la fachada de entrada en realidad se sitúa en un lateral de la iglesia. A cada lado de la puerta encontramos las imágenes de cuatro apóstoles y justo encima de la puerta principal una imagen de la Virgen María custodiada por dos ángeles. Por encima aparecen los cuatro apóstoles restantes y una imagen de Dios.

El interior es de grandes dimensiones, concebido para ser una catedral. Está formada por una sola nave con bóvedas de crucería. Las claves están esculpidas con escenas del Antiguo Testamento.

En los laterales se encuentran las capillas de base cuadrada y también con bóveda de crucería, a media altura se abren unos bellos ventanales góticos, donde se representan los misterios del Rosario.

Durante el siglo XVIII se prolongó una capilla con el nombre de Santísimo.
La actual iglesia se levanta donde originalmente se encontraba una iglesia románica dedicada a Santa María.

Del interior destacan varios elementos: la gran imagen gótica de la Virgen del Coro, tallada en madera policromada y probablemente del siglo XVI.

El retablo de San Bernardo y San Bernabé, de piedra policromada con escenas de la vida de los santos, del siglo XIV.

Y sobre todo el órgano de 1607, uno de los mejores órganos que se conservan de la escuela catalana del barroco y que se salvó milagrosamente en la Guerra Civil porque a alguien se le ocurrió que podía servir para amenizar las fiestas que celebrarían en el interior de la iglesia.

Lo siguiente que sorprende es que la iglesia parece acabar bruscamente. De los cuatro tramos inicialmente concebidos solo se pudieron levantar tres y donde debería estar la entrada principal solo hay un muro con un pequeño rosetón. 

El motivo de este peculiar acabado se debe a que durante la Peste negra que asoló Europa durante el siglo XIV la falta de efectivos provocó la paralización de las obras y finalmente se decidió terminar provisionalmente la iglesia con una pared vertical y sin ornamentación. Esta cara de la iglesia se ve perfectamente desde lo alto del Pla de Santa Bàrbara.

A continuación regresamos hacia la plaça Major y tomamos la calle de Pere Berenguer hasta la plaça dels Àngels. De ahí entramos en la calle dels Jueus.


El antiguo call de Montblanc se encontraba en la zona de la actual Plaça dels Àngels y alrededores. Tres portales clausuraban el barrio que disponía de todos sus servicios, incluidas dos sinagogas. El único resto físico es esta calle que conserva un arco gótico.


Según una tradición popular muy discutida, el edificio en el que ahora se encuentra la Fonda dels Àngels era la sede de una de las sinagogas. El edificio presenta unos magníficos ventanales góticos trilobados.

En el extremo del barrio judío encontramos el Palau Alenyà.

Es un palacio de estilo gótico aunque muy modificado en el que destaca su fachada de sillares trabajados con cuatro esbeltos ventanales tripartidos. Actualmente es la sede del Consell Comarcal de la Conca de Barberà.
Nos dirigimos ya al antiguo Hospital de Santa Magdalena. Para ello remontamos hasta el Carrer Major y giramos a la derecha ya que nos conducirá directamente al portal de Sant Antoni. Ese día hacía mucho viento y prueba de ello es este vídeo justo al traspasar la muralla:



El hospital se encuentra en la calle del Raval de Santa Anna.

El acceso al hospital solo está permitido con el guía. Solo ingresar en el hospital nos envuelve un ambiente de tranquilidad.

El antiguo hospital es un edificio de planta trapezoidal, con las diversas dependencias comunicadas a través de un pequeño claustro de tres pisos. En la parte baja los arcos son apuntados. En medio del claustro un pozo con el escudo de la vila permitía a los enfermos beber agua sin peligro de infecciones. El suelo de pizarras y cantos de río es original del siglo XVI. El claustro es un elemento poco frecuente en las construcciones civiles, pero da una sensación de tranquilidad muy adecuada para los enfermos.

En el primer piso los arcos son apeinalados o carpaneles y en las golfas se puede observar una modesta galería. La parte superior está actualmente cerrada con un techo traslúcido.
Actualmente, el Antiguo hospital es la sede del Archivo Histórico Comarcal de Montblanc y del Centro de Recursos Pedagógicos de la Conca de Barberà.
Al acabar la visita guiada nos condujeron a las cercanas bodegas modernistas donde nos ofrecieron una degustación de cava.
Para acabar el post otra recomendación culinaria: la crepería Quart creixent del Carrer Major 57.





Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada